7.12.13

[...] Hay una moqueta enorme que dice que quiere dormir conmigo [...]


Hay una moqueta enorme que dice que quiere dormir conmigo. 
El humo está prohibido y aquí hace frío. 
Entre tanta tontería te veía. Maravilla. 
Ven a jugar. Ya volverán. 
No te va a pasar nada. 
Te va a pasar de todo. 
Estoy ya alterada. 


Te dejo un sitio lleno de migas. Te pican. 

Gracias por venir. Aquí sólo se siente. 
Sentados en la moqueta, abrazados. 
Aquí sólo se siente. 
Parecemos entes. Pero nimios e inertes. 
¿No se le puede dar más voz? 
No oigo nada de lo que quieres decir con tu estómago. Es el mío.

Sueño. Mi mejor amigo.